Es probable, que hayas desarrollado hábitos sobre tu forma de comer. Algunos son buenos hábitos e incluyen una fruta de postre. Mientras que otros no tanto, y puede que ingieras una bebida azucarada como recompensa después del trabajo.

Nunca es demasiado tarde para mejorar, incluso si has tenido los mismos hábitos alimenticios durante muchos años. Es por ello, que te recomendamos leer estos tips para mejorar tu alimentación.

Mejora tu vida con pequeños cambios en la alimentación

Los cambios drásticos en la dieta, como comer sólo ensalada de col, pueden provocar una pérdida de peso a corto plazo. Además, estos cambios radicales no son ni saludables ni buenos para ti y no te ayudarán a largo plazo.

En ese sentido, se requiere un enfoque de reflexión, sustitución y refuerzo para lograr mejorar tu alimentación. Es por ello que nuestras recomendaciones son:

1.-Evita las grasas de mala calidad y aumenta las grasas de buena calidad

Es preciso que evites consumir las grasas malas en exceso. Estas son grasas saturadas que pueden conllevar a complicaciones de salud como enfermedades cardíacas o causar la acumulación de colesterol en las arterias.

Las grasas de mala calidad o saturadas son: chocolates azucarados, chips y fritos procesados, margarina, bollería industrial, aceites vegetales hidrogenados y ultraprocesados.

En cambio, aumenta el consumo de grasas saludables o de buena calidad, que son aquellas que tu cuerpo necesita para obtener energías y realizar sus funciones. Las cuales son: AOVE, aguacate, salmón, semillas de chía, huevos, frutos secos, entre otros.

2.-Elimina la comida “basura” de tu menú

¡No es lo mismo darse un capricho alguna vez que tenerlo como rutina de vida! Convierte en un hábito consumir más alimentos que te proporcionen más energía, y que afecten menos tu salud.

Procura mejorar tu alimentación incluyendo, proteínas saludables, verduras y frutas. Ya que aportan fibra y vitaminas esenciales para tu cuerpo.

3.-Incrementa frutas diuréticas y en general la ingesta de frutas

La Organización Mundial de la Salud recomienda consumir 400 gramos de fruta y verdura fresca al día. Te aportan fibra, minerales y vitaminas, esenciales para el funcionamiento de todos los órganos.

4.-Utiliza snacks saludables para momentos del día con hambre

Puedes hacer tus snacks con alimentos saludables, que no significarán un alto contenido de grasas en tu dieta. Te sugerimos, hacerlos con patatas horneadas, o cualquier tipo de verdura, a la que integrarás un poco de aceite de oliva. También puedes comer alguna fruta de tu preferencia o frutos secos.

Con estos snacks ayudarás a combatir la ansiedad y a llegar a la siguiente comida con menos hambre.

6.-Incluye en tu día a día bebidas como el té verde

El producto se obtiene del árbol Camellia sinensis. Puede tomarse como infusión o utilizarse como remedio natural independiente. Asimismo, tiene numerosos beneficios, entre ellos.

  •       Reduce los depósitos de grasa
  •       Frena el envejecimiento de la piel
  •       Reduce los niveles de azúcar en sangre
  •       Ayuda a perder peso
  •       Mejora el sistema inmunológico.

7.-Añade a tus ensaladas o yogures diferentes semillas, entre ellas las semillas de chía

Estos alimentos son muy ricos en fibra dietética, que ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre y a normalizar la función intestinal. Aportan antioxidantes, grasas insaturadas, vitaminas y minerales que previenen enfermedades como la diabetes, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares.

8.-Aumenta en tu plan nutricional el número de alimentos antienvejecimiento

Los antioxidantes actúan frenando las reacciones de oxidación en las células que producen los dañinos radicales libres. Por tanto, desempeñan un importante papel en la reducción de las enfermedades cardiovasculares, los tumores y las enfermedades neurodegenerativas. Así como ayudan a tu cuerpo por dentro y por fuera, por lo que aparentarás menos años de los que tienes.

9.-No tomes bebidas azucaradas o alcohólicas, intenta reducirlas al máximo

El consumo prolongado de bebidas alcohólicas puede dañar el hígado, los riñones, el corazón y el páncreas. Por otra parte, la OMS insiste en la importancia de reducir el consumo de azúcar. Entre los productos con más contenido de azúcar se encuentran las bebidas azucaradas.

Lo ideal es limitar el consumo tanto de alcohol como de refrescos.

Esperamos que con estos consejos nutricionales puedas mejorar tu alimentación y hacer tu vida más saludable. Como puedes ver, no tienes que cambiar drásticamente tus hábitos ni renunciar a tus papilas gustativas por completo. La clave es mantener estos sencillos hábitos de forma constante.

 

 

Related posts

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
Call Now Button